HTMLBOY Javier Usobiaga, web designer & front-end developer.

Cómo sobrevivir en España siendo autónomo

Con los últimos cambios del IVA y el IRPF, los autónomos lo llevamos claro: el IVA y la retención en factura suben al 21%. En la práctica, la retención del IRPF es cosa del cliente, pero con respecto al IVA, nos toca adelantar ese 21% aunque el cliente no pague antes de cierre de trimestre. Eso, en un proyecto a 3-5 meses vista, con un presupuesto (por poner un número) de 10.000€, supondría pagar 2100€ de IVA, aún no habiendo cerrado el proyecto y (quizá) no habiendo cobrado nada. Si además el cliente acaba no pagando… bienvenido al infierno, porque el Gobierno no nos protege contra ese supuesto.

¿Qué podemos hacer? Pues aparte de dejar de ser autónomos o irnos a otro país en el que nos traten mejor… cambiar las condiciones con las que trabajamos. Como autónomos tenemos muchas taras: obligaciones tributarias, ingresos variables, derecho a paro casi inexistente… pero tenemos una ventaja, podemos elegir a nuestros clientes e imponer condiciones. Aquí van algunas ideas al respecto:

Hay muchas fórmulas que podrían ayudarnos a no convertir el hecho de tener tu propio negocio en una ruina. No todas serán aplicables, y algunas pueden hacerte perder clientes; por suerte, los clientes menos dispuestos a aceptar estas condiciones suelen ser justamente los peores pagadores, por lo que quizá no sea tan malo. Al final, todo va a depender de las condiciones que pongamos en nuestro contrato. ¿Qué opinas? ¿Tienes alguna idea para mejorar esta situación? Y no, cobrar en negro no debería ser la solución.