HTMLBOY Javier Usobiaga, web designer & front-end developer.

GMail como to-do list

Hace poco decidí cambiar mi formato de trabajo con GMail. Como usuario de email “de toda la vida”, mi inbox era ese espacio donde se acumulaban miles de correos leídos y de los que normalmente me olvidaba de responder si no lo había hecho en el momento. Además, también tengo el email de otras cuentas de correo redirigido aquí, con lo que la gestión de todo este correo era bastante pesada.

Este es el método que utilizo ahora:

  1. Todo email respondido y que no requiere de más acciones por mi parte, se archiva.

  2. Tengo un montón de etiquetas para acceder rápidamente a los emails archivados importantes: por ejemplo, “facturas”, “billetes”, etc.

  3. Los emails que normalmente sólo requieren lectura y que la respuesta es voluntaria (por ejemplo, si estás suscrito a una lista de correo) están filtrados para saltar el inbox y marcarse con una etiqueta. De esta forma, puedo leerlos cuando quiera sin que me “molesten” en el día a día.

  4. Los emails de poca relevancia o no estrictamente vinculados con trabajo o amistades, pero que pueden requerir de respuesta (por ejemplo, alguien te sigue en Twitter, pero no tienes prisa por devolverle el “follow”) saltan el inbox y se marcan con una estrella (así, aunque haya leído el mensaje sé que me falta “realizar una acción” hasta que lo haya desmarcado).

  5. Marco con una estrella cualquier otro email que necesite tener a mano de forma temporal, pero que no requiera de más “acciones de respuesta” por mi parte.

  6. En GMail Labs, tengo activada la opción “Ocultar etiquetas leídas” para que por mucha etiqueta que tenga, no produzca ruido visual. Además, es perfectamente combinable con “anidar etiquetas” para tenerlas agrupadas temáticamente.

El resultado es espectacular, y no he vuelto a olvidarme de responder un email :-)